• Editorial

    Publicado en noviembre 1st, 2011

    Escrito por admin

    Etiquetas

    La Asamblea Nacional demostró ser tan débil conceptualmente como lo es políti­camente, haciendo ostentación del des­conocimiento sobre el funcionamiento de los mercados y de la economía en su conjunto, aprobó la Ley de Regulación de la Competencia y los Mercados, sin mayor debate y con la coparticipación de casi todas las tiendas políticas –incluso las que dicen defender principios liberales–, asustadas de oponerse a un proyecto que supuestamente ataca a los monopolios.

    Con la Ley aprobada, ingenuos o muy astutos, dieron paso a la legalización de la intervención discrecional y discriminatoria del Estado en el mercado, con lo que hoy el Presidente de la Repúbli­ca –o sus delegados, que seguramente serán escogidos a dedo, sin ninguna ‘competencia’ sino la de ser obsecuentes a su mandante–, tiene atribuciones reales para intervenir en los negocios privados de los ecuatorianos.

    El Presidente y su grupo no creen en el mercado, creen en el Es­tado todopoderoso, controlador y sancionador. No creen en la liber­tad ni en los derechos civiles, creen en la obediencia irrestricta e in­condicional y en el adulo. No creen en el emprendimiento privado, creen en los subsidios, en las dádivas y el clientelismo. No creen en la austeridad ni en la calidad del gasto público, creen en la cantidad, en la enorme cantidad de recursos que se han gastado durante los últimos cinco años –cerca de 100 000 millones de dólares– para de­volvernos a cambio una economía que apenas crece por encima del incremento poblacional; un país con gravísimos problemas de inse­guridad, de salud pública, de falta de empleo y de competitividad.

    Debe ser por ello, por sus dogmas, que –a pesar de que los ecua­torianos hemos entregado al fisco 32 000 millones de dólares en impuestos en los últimos cinco años, llegando en el presente año a soportar una carga fiscal del 19,2% en relación con el PIB, lo que nos convierte en uno de los cuatro países de América Latina que más impuestos paga– nada es suficiente. Y debe ser por la inefi­ciente manera de administrar los recursos públicos que se ha pre­sentado ante la indocta Asamblea la novena reforma a la Ley de Régimen Tributario, enviando al mundo una nueva señal de ines­tabilidad que nos hace aún menos competitivos y otro batacazo al bolsillo de todos.

    El nuevo incremento tributario, que originalmente fue presenta­do como ‘ecológico’ y hoy tiene la etiqueta de ‘medicinal’, pues su­puestamente servirá para cubrir un déficit en el desatendido sector de la salud, no es ni lo uno ni lo otro. No es lo primero, pues en lugar de impulsar la utilización de recipientes reusables, castiga el pre­cio de las botellas plásticas y desestimula su reciclaje, al encarecer geométricamente el costo de las botellas que, luego de ser usadas, se convierten en materia prima exportable. No es lo segundo, pues durante el actual año, el Ministerio de Salud no ha podido ejecutar sino el 25% del presupuesto codificado para gastos de capital en salud, o en otras palabras, el MSP por abundancia o ineficiencia, solo ha podido invertir 173 de los 680 millones presupuestados. Si le sobran más de 500 millones en el presente año, para qué cobrar 400 millones adicionales en tributos.

    El nuevo aumento de impuestos es absurdo, nos afectará a to­dos, y es un arañazo más para cubrir el gigantesco gasto corriente de un Gobierno que sigue incrementando irresponsablemente la burocracia y el gasto en viajes, viáticos, publicidad, oficinas, movi­lizaciones y demás.

    Bien dice el axioma, para ver la luz de la esperanza hay que cono­cer lo más profundo de las tinieblas. El intervencionismo estatal y más impuestos no son buenas ideas ni decisiones. Solamente traen consigo mayor autoritarismo y menos competitividad, por lo tanto: menor libertad, menor democracia y mayor pobreza.

    Esta entrada fue publicada el Martes, noviembre 1st, 2011 a las 6:13 pm bajo la categoría Editorial. Usted puede seguir las respuestas a esta entrada a través de la suscripción de la fuente RSS 2.0 . Si desea puede dejar un comentario, o utilizar un vinculo de referencia desde su propia página.
  • 0 Comentarios

    Revise los comentarios de esta entrada

  • Deje un comentario

    Exprese lo que piensa.

  • Nombre (obligatorio):

    Email (obligatorio):

    Website (opcional):

    Mensaje: