• Entrevistas

    Publicado en mayo 1st, 2011

    Escrito por admin

    Etiquetas

    Hace 106 años un grupo importante de emprendedores y comerciantes buscó una representación de la sociedad civil frente al poder público y el Estado, creando la Cámara de Comercio de Quito. Con más de un siglo de existencia el papel de la Cámara ha sido tan importante como diverso, respondiendo a los acontecimientos conforme demandaba el quehacer político y económico del momento. Hubo tiempos de mayor protagonismo: ya sea como defensora de la empresa privada y la democracia, en épocas de dictadura, o abogando por el estado de derecho en los gobiernos de Bucaram y Gutiérrez. Hoy su rol ha cambiado y Blasco Peñaherrera, su máximo representante, lo cuenta.

    ¿HA BAJADO LA INTENSIDAD POLÍTICA?.

    Cuando llegué vine a defender principios y conceptos con pasión, pensando siempre en el bien de los que más necesitan, pero también me di cuenta de que había 20 000 historias de nuestros socios; conocí sus caras y noté que era tan importante hacer eso como ayudarles para que cada día tengan un mejor día.

    ¿UN NUEVO GIRO?

    Finalmente, ¿qué es lo que quieren los socios?, que la Cámara ofrezca buenos servicios y promueva emprendimientos, servicios que no se dan en ningún otro sitio porque penosamente el Estado, que es el encargado de hacerlo, no lo ha hecho. Entonces llega un momento en el cual te das cuenta de que el entregar a los socios servicios es mucho más importante que concentrase únicamente en la representación.

    ¿QUÉ OFRECE LA CÁMARA?

    De las cosas más importantes que hemos logrado entre todos ha sido el abrir las puertas a una gran colectividad de comerciantes que antes temían venir porque le veían a la Cámara muy distante.

    ¿CÓMO EMPEZÓ ESTE PROCESO?

    Por vocación, desde el primer día abrimos las puertas a todo el mundo y salimos a la calle. Les dije “vamos a ver qué estamos haciendo mal y corrijamos”. Así comenzó el proceso de apertura. Una de las primeras decisiones fue la descentralización, abrimos oficinas en el norte y sur de la ciudad, dentro de los barrios.

    ¿CUÁL FUE EL PRIMER PROYECTO?

    El plan de salud. Mis socios me decían que en momentos se descapitalizan por tener una gripe, y es que ¿cuánto cuesta una gripe?, 100, 150 dólares. Le di vueltas al tema hasta que apareció la idea de ofrecer un sistema de copago: reciben atención médica en cualquier especialidad y con calidad en un centro médico privado, pagando 3 dólares. El año anterior fueron 45 000 atenciones. Luego seguimos con el plan educación, tomamos los cursos que dicta el Centro de Estudios de Comercio y los actualizamos; hemos dado cursos en inglés, en mandarín, computación. Comenzamos también con un apoyo en créditos, hicimos alianzas estratégicas con algunos bancos y hasta el momento hemos colocado cerca de 30 millones de dólares. ¡Nos ha ido muy bien! Empezamos a construir un plan de vivienda de 12 millones, terminamos la venta de la primera etapa y en pocos meses entregaremos las primeras casas.

    En algún momento, conscientes de que el principal problema es la inseguridad, se nos ocurrió crear el Plan Seguridad que tiene tres áreas: es disuasivo porque enviamos el mensaje a los delincuentes de que si se meten con un socio se meten con toda la Cámara. Segundo se basa en la capacitación: instruimos sobre lo que tienen que hacer si se sienten atemorizados; y tercero en base a un sistema muy simple, pero de alta tecnología, podemos saber qué socio tiene problemas, replicamos la alarma a un grupo de personas cercanas y a nuestros guardias que van en su ayuda. Y por supuesto les damos patrocinio legal, nosotros presentamos la demanda. Se ha bajado la incidencia del robo al 1%, ¡es impresionante! Y finalmente llegamos a un plan maravilloso que se llama “Tu Proyecto en Marcha”, para fortalecer al emprendedor.

    ¿EN QUÉ CONSISTE?

    Si uno de nuestros socios nos dice “tengo un problema, no estoy vendiendo lo suficiente”, vamos, hacemos un análisis y le ofrecemos soluciones directas. Si le falta crédito lo conseguimos, si requiere conocimientos hacemos un módulo de cursos de mercadeo, administración, etcétera, le ayudamos a encontrar mejores mercados, incluso foráneos. Estamos en el primer año y tenemos 3 000 empresas intervenidas.

    ¿HACEN EL TRABAJO QUE EL GOBIERNO HA DEJADO DE HACER EN ALGUNAS ÁREAS?

    Yo diría que no ha dejado de hacer, nunca lo ha hecho.

    SI LOS PROYECTOS HAN DADO RESULTADO ¿POR QUÉ NO APORTAR CON ESAS IDEAS?

    Lamentablemente no ha habido apertura. Pensar que el Estado puede tomar la iniciativa sobre todos los temas no es cierto. Siempre hemos estado abiertos. A través del “Diálogo Nacional” con trabajadores, dirigentes sindicales, de la iglesia, de la academia, intelectuales estamos construyendo un puente de comunicación en el Ecuador, ya hemos concluido 5 rondas completas de 10 mesas. Hemos caminado muchísimo y estamos abiertos para que el Gobierno tome esas ideas.

    ¿PERO, MUCHOS DE LOS PROYECTOS IMPULSADOS POR LA CÁMARA SON PATERNALISTAS?

    ¡Sin ningún paternalismo! Lo que hacemos es devolverle al socio algo por lo que está pagando, administramos ese valor dándoles lo que necesitan.

    ¿POR QUÉ CUANDO EL GOBIERNO HACE ALGO SIMILAR SE LO ACUSA DE PATERNALISMO Y SI LO HACE LA EMPRESA PRIVADA NO?

    El Estado tiene que ofrecer todos esos servicios a personas que no tienen cómo pagar y estoy de acuerdo. Y si nos ponemos a pensar es igual a lo que hacemos con el Estado: pagamos impuestos para que atienda a las poblaciones sensibles, pero no pagamos impuestos para que él decida sobre los sectores productivos, creando un Estado gigantesco que compita con la empresa privada. El Estado no tiene que ocupar los espacios que son propios de la empresa privada, que más que empresa son personas.

    ¿PERSONAS U HOMBRES DE NEGOCIO?

    Creo que todos somos hombres de trabajo y sólo hay dos sitios donde se puede trabajar: en el Estado o en la empresa privada, y hacer negocios, “chuecos”, está mal en el sitio donde estés.

    ¿SER UN HOMBRE DE TRABAJO LE HA CONVERTIDO EN MEJOR SER HUMANO?

    Sin duda. Siempre fui una persona solidaria, comprometida, me duele el sufrimiento de la gente. Cuando llegué a la CCQ pude cristalizar mis sueños, he conocido casos y he solucionado problemas. Le agradezco a Dios por esto, que no ha sido fácil, me ha tomado tiempo y recursos, pero he aprendido mucho.

    ¿Y HA SIGNIFICADO SACRIFICIOS?.

    Sí, porque el tiempo es uno sólo.

    ¿HA VALIDO LA PENA?

    Ha valido la pena y cada día le doy gracias a Dios por lo que he podido hacer, por la vida que tengo. Le pido que me dé fuerzas para seguir adelante en esta tarea.

    ¿HASTA CUÁNDO?

    Toda la vida, hasta que cierre mis ojos.

    Esta entrada fue publicada el Domingo, mayo 1st, 2011 a las 10:59 am bajo la categoría Entrevistas. Usted puede seguir las respuestas a esta entrada a través de la suscripción de la fuente RSS 2.0 . Si desea puede dejar un comentario, o utilizar un vinculo de referencia desde su propia página.
  • 0 Comentarios

    Revise los comentarios de esta entrada

  • Deje un comentario

    Exprese lo que piensa.

  • Nombre (obligatorio):

    Email (obligatorio):

    Website (opcional):

    Mensaje: